Zinea eta giza eskubideen iv. Topaketak.

PENA DE MUERTE

Según Amnistía Internacional aún 68 países y territorios aplican la pena de muerte. En 2005 fueron ejecutadas 2.148 personas en 22 países (incluyendo menores de edad y enfermos mentales). Casi el 80% de estas ejecuciones tuvieron lugar en China, aunque se sospecha que la cifra real puede ser aún mayor. China, Irán, Arabia Saudí y los Estados Unidos son los responsables del 94% de las ejecuciones mundiales.

Resulta muy difícil no ver en la aplicación de la pena de muerte un repertorio de diversas perversiones del ideal de la aplicación de la justicia, desde la venganza a la política de disuasión totalitaria.

Sencillamente, la pena de muerte supone una quiebra planificada del primero de los derechos, el de la vida, sin que pueda aducirse ninguno de los atenuantes de legítima defensa que establece la ley.