Ex Yugoslavia: el peso de un pasado obstinado

Una combinación de factores políticos, económicos, culturales y tensiones de tipo religioso y étnico hizo estallar la guerra tras la caída del comunismo en la antigua Yugoslavia, en 1991, al término de la "guerra fría", y afectó a las seis repúblicas que la componían. Se trata de uno de los conflictos más sangrientos en suelo europeo tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, que la comunidad internacional no contuvo a tiempo y se prolongó hasta 2001.

El Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia, establecido por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se constituyó en 1993 con el propósito de juzgar a las personas responsables de haber cometido graves violaciones al derecho internacional humanitario, genocidio o crímenes contra la humanidad.

A día de hoy, 19 años después de los acuerdos de paz de Dayton, que supuestamente pusieron fin a la Guerra de Bosnia, Serbia sigue sin reconocer a Kosovo, y continúa la división de Bosnia-Herzegovina, con dos entidades diferenciadas: una para musulmanes y croatas y otra para serbios/as. Los pueblos involucrados en la guerra balcánica mantienen aún el pulso de la recuperación, la reconciliación y la convivencia en un escenario en el que el pasado, demasiado reciente, tiene mucho peso. Un pasado que sin justicia, verdad y reparación puede obstinarse en volver y reabrir heridas.

Film: Circles / Krugovi

2021 © copyright
  • San Sebastián Donostia 2016
  • Donostiako Udala. Ayuntamiento de San Sebastián
  • donostiakultura.com. San Sebastián: ciudad de la cultura
  • AIETE: Casa de la Paz y los Derechos Humanos