Negación de la francesidad

Una investigación llevada a cabo durante 10 años por el Instituto Nacional de Estadística estima que en Francia actualmente habitan 6,7 millones de personas nacidas y criadas en el país, pero de padre o madre extranjera. En general, tienen una mayor formación académica que sus padres y madres, dominan el idioma, tienen todos los papeles en regla y se perciben a sí mismas como francesas.

Según este estudio, las hijas e hijos de personas de otros países europeos se asimilan con más facilidad. Sin embargo, las "minorías visibles" (de origen magrebí, africano o asiático) se enfrentan a lo que se ha venido a llamar la "negación de la francesidad". La francesidad no está ligada a la nacionalidad ni a códigos culturales como puede ser el idioma, sino que se vincula a la percepción de "tener aspecto o parecer francés o francesa".

Lo más habitual es que esas minorías claramente identificables por sus rasgos se hayan criado en barrios difíciles, hayan tenido mayores dificultades en la escuela y que, al acceder al mercado laboral o intentar alquilar un apartamento, se hayan enfrentado a situaciones de racismo o discriminación. Porque, a pesar de reconocerse a sí mismas como francesas, la sociedad todavía les niega la francesidad.

2022 © copyright
  • Elkarrizketak Donostia / Conversaciones San Sebastián DSS2016.eu
  • Donostiako Udala. Ayuntamiento de San Sebastián
  • donostiakultura.com. San Sebastián: ciudad de la cultura
  • AIETE: Casa de la Paz y los Derechos Humanos