Donostia Kultura
Donostiako Udala

EEUU: ¿Aborto libre o libre de abortos?

El aborto es legal en todos los estados de los Estados Unidos desde que, en 1973, la Corte Suprema sentara precedente con la famosa sentencia “Roe contra Wade”, basándose en el derecho constitucional a la privacidad. Dentro de los tres primeros meses de embarazo, los estados no pueden establecer ninguna restricción a este derecho.

b-jackson 4

Sin embargo, en los últimos años, han proliferado las llamadas leyes TRAP (en español significa trampa), reglamentaciones específicas para las clínicas que practican abortos, que exigen a estos centros renovaciones muy costosas o que tengan derecho de admisión de pacientes en los hospitales cercanos. Exigencias que han abocado al cierre a muchas de estas clínicas.

En junio de 2016 la Corte Suprema volvió a fallar en defensa del derecho al aborto y en contra de estas tretas legales. No obstante, la presión de los sectores antiabortistas es creciente, principalmente en los estados del sureste americano, en el llamado “cinturón bíblico”, donde el cristianismo evangélico tiene un gran arraigo.

La presión de los sectores antiabortistas es creciente.

En esta zona del país es palpable la herencia de la esclavitud y de las leyes Jim Crow, normativas de segregación racial, según las cuales se establecían zonas diferenciadas para personas negras y blancas en escuelas públicas, transportes, restaurantes, baños públicos, etc. Estas leyes estuvieron vigentes en ciertos estados y localidades hasta mediados de los años 60 del siglo XX.

En el estado de Misisipi, del que Jackson es capital, se estima que casi el 19% de la población vive bajo el umbral de la pobreza, y alrededor del 37% de sus habitantes es de raza negra. Las mujeres negras por su parte tienen la mayor tasa de embarazos no deseados del país, muchas veces debido a la pobreza, a la falta de educación y de acceso a medios anticonceptivos. Por otra parte, la religión y el conservadurismo social tienen una gran influencia en la región, también sobre los sectores negros y empobrecidos.

Hace unos años eran 14 las clínicas que practicaban abortos en Misisipi. Actualmente no queda ninguna.

Hace unos años eran 14 las clínicas que practicaban abortos en Misisipi. Actualmente, debido a la presión de los grupos autodenominados provida y de las leyes TRAP, no queda ninguna. Están siendo reemplazadas por los llamados Centros de Crisis del Embarazo, promovidos por antiabortistas de raza blanca, clase media y fe evangélica.

Los Centros de Crisis del Embarazo aprovechan la vulnerabilidad de las mujeres que enfrentan embarazos no deseados, y no tienen fácil acceso a la sanidad y educación, para asesorarles, acompañarlas moral y espiritualmente y supervisar su embarazo. Incluso les ofrecen regalos y facilidades para los primeros meses de la crianza. Les advierten asimismo que no deben usar anticonceptivos y que la única manera de evitar los embarazos no deseados es la abstinencia sexual.

Como se evidencia en Jackson, en los estados del cinturón bíblico, en los que la pobreza y la marginación racial conviven con los movimientos evangelistas y ultraconservadores, las leyes y las sentencias no son suficientes para garantizar el derecho constitucional a la interrupción voluntaria del embarazo.

Película: Jackson