Donostia Kultura
Donostiako Udala

Supermercados autogestionados y colaborativos

La agricultura está cada vez más alejada de la producción agraria local y controlada por las grandes multinacionales alimentarias que condicionan tanto el modo de producir como la demanda de los productos de consumo, orientándola hacia alimentos producidos o preparados a miles de kilómetros.

food coop 2

De hecho, el mercado internacional decide que se produzcan determinados alimentos, y las grandes cadenas, para obtener mayores beneficios, condicionan nuestros hábitos alimentarios y limitan el acceso a los productos. Hasta el punto de que lo que entra en nuestra cesta de la compra se restringe a lo que las empresas distribuidoras ofrecen en sus estanterías: casi siempre artículos alejados de la producción local y muy cercanos a la explotación laboral y al expolio de recursos naturales.

Está surgiendo un movimiento de personas que se asocian para consumir de manera consciente y responsable alimentos cercanos.

El agricultor o la agricultora produce materias primas baratas y en grandes cantidades para que las empresas transformen y comercialicen los alimentos. Pero la producción no puede estar determinada solo por el precio. La producción y el consumo deben ser sostenibles, respetuosos con el medioambiente y garantizando el empleo rural y ecológico. Por eso, Está surgiendo un movimiento de personas que se asocian para consumir de manera consciente y responsable alimentos cercanos, de producción ecológica, vendidos sin intermediación y a un precio justo.

En Euskadi, con una cultura de auzolan muy arraigada, se están implantando supermercados autogestionados basados en la economía colaborativa y el trabajo compartido. Las cooperativas Landare de Pamplona (que agrupa a más de 3.600 familias), Labore Oarso (que en Oarsoaldea tiene ya más de 600 socios y socias) y Otsokop de Bayona (con unas 450 familias asociadas) son algunos ejemplos de que hay otro modo de consumir.

Los supermercados cooperativos son una alternativa para quienes apuestan por nuevos modelos de distribución, la economía solidaria y la soberanía alimentaria, beneficiosos para quien consume y para quien produce.

Los supermercados cooperativos son una alternativa para quienes apuestan por nuevos modelos de distribución, la economía solidaria y la soberanía alimentaria, beneficiosos para quien consume y para quien produce. Ya que se invierten las actuales relaciones de poder entre las multinacionales y la ciudadanía.

Es decir, por encima de las exigencias de los mercados y las empresas, se pone en el centro de las políticas alimentarias a las personas que producen, distribuyen y consumen alimentos. Porque, muchas veces, mientras quien produce recibe de las empresas un pago que no cubre los gastos para obtener ese producto, las distribuidoras incrementan de forma inmoral los márgenes comerciales.

Película:Food Coop