“Traidores” y ETA

ETA y otros grupos como los Comandos Autónomos Anticapitalistas o el DRIL asesinaron a 837 personas e hirieron a miles más entre 1960 y 2013, según datos recogidos por el Gobierno Vasco.

Se estima que ETA tuvo alrededor de 3.800 militantes en sus casi 60 años de historia. Algunos y algunas decidieron abandonar ante la deriva violenta y la organización terrorista no perdonó lo que consideraba una "traición".

El historiador Gaizka Fernández Soldevilla señala que "para restaurar el orden natural de las cosas, los renegados debían pagar sus abyectos crímenes. Y no de cualquier manera, sino con castigos ejemplarizantes que cortasen de raíz la reproducción del fenómeno: estigmatización, exclusión social, ostracismo, violencia verbal y física y, en último extremo, el asesinato".

Entre las personas que fueron perseguidas y tildadas de "traidoras" hubo, entre otras, intelectuales, periodistas, personas del ámbito de la política o la enseñanza, que en muchos casos combatieron contra la dictadura franquista en los inicios de la organización y que decidieron apartarse por discrepar con esta.

A lo largo de toda la historia de ETA, uno de los crímenes más conocidos contra una de sus exintegrantes fue el asesinato de María Dolores González Katarain, "Yoyes". La primera mujer en asumir un cargo de responsabilidad en ETA fue asesinada delante de su hijo de tres años en Ordizia, acusada de "traición" .

ETA ha dejado una huella imborrable en la sociedad vasca. No solo en las víctimas directas de su violencia, sino también en sus familias y amistades y entre la población en general. Las generaciones más jóvenes crecieron en un entorno lastrado por la violencia, en el que hablar se podía convertír en motivo de amenaza y el silencio en coraza de protección. A pesar de ello, surgieron organizaciones pacifistas provenientes de movilizaciones sociales que calaron en la sociedad para transmitir un mensaje de paz y convivencia.

2-traidores 1

Film:Traidores