Curas antifranquistas

La dictadura franquista también castigó a los curas que fueron críticos con el régimen. Los privilegios concordatorios acordados entre España y el Vaticano en 1953 ratificaban que un sacerdote no cumpliese condena con el resto de la población, sino en abadías, casas eclesiásticas o en lugares distintos a los laicos. Las casas eclesiásticas empezaron a presentar complicaciones para llevar a cabo las penas, por lo que se acordó destinar uno de los pabellones de la cárcel de Zamora a los curas. Así se creó la Cárcel Concordatoria de Zamora, única prisión para curas. Estuvo activa entre los años 1968 y 1976.

El primer sacerdote en entrar en esta prisión fue Alberto Gabikagogeaskoa en 1968 por pronunciar una “homilia subversiva” en la que habló de torturas en las cárceles vascas. A este le siguieron otros sacerdotes. Según el historiador Francisco Fernández Hoyos, la mayoría eran guipuzcoanos y vizcaínos, aunque también había de otras regiones como Madrid, Galicia y Asturias. Muchos de ellos llegaron por el impago de multas que derivaban en prisión, pero también fueron sometidos a juicios sumarísimos y del Tribunal del Orden Público. Los motivos iban desde la denuncia de la represión y la tortura, la defensa de los derechos de las y los trabajadores y los derechos nacionales, hasta la supuesta colaboración con banda armada. Algunos de ellos declararon haber sufrido torturas en sus detenciones.

En el pabellón solo había curas, pero no todos estaban allí por delitos políticos. La vida en la cárcel era dura, debido a las bajas temperaturas del invierno y a las altas del verano. Además, no disponian de intimidad y la alimentación era escasa; la completaban con las reservas enviadas por familiares y amistades. Por ello, reivindicaban cumplir condena en cárceles “normales”, con el resto de presos políticos. Una vez en libertad, la mayoría de estos curas dejaron el sacerdocio.

Ya en 2013, 16 curas se sumaron a la Querella Argentina sobre los crímenes del franquismo presentada ante la jueza argentina María Servini de Cubría. Sus reivindicaciones de verdad, justicia y reparación no han tenido respuesta.

2-apaiz kartzela

Film:Apaiz kartzela